miércoles, 13 de julio de 2011

Aquellas canciones antiguas

Abría los ojos temprano en la mañana casi siempre con alguna memorable canción de fondo. Recuerdo que muchos días era la misma canción: Don Diablo. Esto porque mi mamá al levantarse ponía su cassette de Miguel Bosé desde el principio, y yo despertaba como en la tercera canción. Me vestía y desayunaba con el resto de las canciones y luego... a pasarlo bien al jardín infantil.

Digamos que esto ocurría entre 1980 y 1983. Bueno, no sólo escuché música en las mañanas, lo busquemos o no, la música nos acompaña la mayor parte del tiempo.

A veces pasaba por la cocina y escuchaba algunos de esos grandes clásicos que ahora con mucha risa me ayudan a entender el concepto de "música de la radio de la cocina".

Hay dos cosas que me encantan de esos grandes cantantes de los 70 y 80: su magnífica calidad vocal y esa manera tan bella de decir las cosas usando metáforas.



"Con mirarnos todo lo dijimos, y a la noche se le fue la mano". <Derroche> de Julio Iglesias. Este tipo era un galanazo por completo. Engreído y mujeriego como él solo, pero indudablemente un maestro en el arte de conquistar a una mujer.
Sus clásicas canciones en primera persona narrando una conquista, un sufrimiento de amor, una noche de pasión... Jovencito, si quieres conquistar a una mujer, primero escucha las experiencias de Julio Iglesias.



"Mi candor, mi poca edad te hacían emocionar y nos sentíamos volar. Y cuando el sol se cambió de lugar, sentí tu frialdad". <Es mi vida> del maestrísimo Salvatore Adamo. Este es uno de mis favoritos y con justa razón. Miren por favor qué manera de decir "envejecí"! Eso no se me ocurre ni en cien años. Le dices metáforas así a una mujer y la vuelves loca! Se enamora, se mata por tí, le llega a dar parkinson. Estas son cosas de nivel avanzado. No cualquier hombre tiene el entrenamiento para eso.


"No vendrá, él la espera en sus nubes al sol. En ese mundo que ayer tan sólo fueron dos, en ese mundo que triunfó el amor. Y los muchachos del barrio le llamaban loca".  <Le llamaban loca> inconfundiblemente del grupo Mocedades. ¡Qué conjunto de voces éste! Y esas letras que narran historias que para un niño son como un cuento. ¿Recuerdan la letra de <El vendedor>? Era súper linda esa canción. Un mercader que vendía alegría y emociones, que nunca se rendía a pesar de las adversidades.



"Al partir un beso y una flor, un "te quiero", una caricia y un adiós, es ligero equipaje para tan largo viaje, las penas pesan en el corazón" <Un beso y una flor> y ¿Ya recuerdan de quién es? por supuesto que lo recuerdan. Nino Bravo. Esta canción es casi un himno. Fíjense cuántas cosas está diciendo tan solo en dos líneas. Insisto: estos dinosaurios son peso pesado.






"Viejo mi querido viejo. Ahora ya camina lerdo, como perdonando el viento. Yo soy tu sangre mi viejo, soy tu silencio y tu tiempo". <Mi querido viejo>. Esta canción de Piero hace llorar a mucha gente. Qué manera de transmitir los sentimientos por su anciano padre! "como perdonando el viento"... pero qué cosa más linda. Y te imaginas un viejito medio encorvado, silencioso, con los ojos medio cerrados, cansado, lleno de sabiduría e historias.


"Yo te amo con la fuerza de los mares, yo te amo con el ímpetu del viento". <Como yo te amo>. El que no conoce esta canción que se pegue un tiro en la cabeza ahora mismo. Este hombre tiene un vozarrón de los dioses. Es el amo del pentagrama y la llave de sol. Raphael de España con sus canciones tan magníficas como pegajosas e inolvidables. ..."Impetu" ¿Quién diablos usa esa palabra ahora?!! ¿Quién sabe realmente lo que significa?!! El otro día en la oficina alguien me preguntó qué significa "iracundo"! No puedo creerlo! ¿Hacia dónde vamos en esta sociedad? Cervantes se retuerce en su tumba! Por favor, Dios mío, tápale los ojos y los oídos al Profesor Cervantes para que no sufra con este idioma castellano que hablamos en Chile.
Ver a Raphael en vivo debe ser un verdadero espectáculo. La crítica en la prensa describe una entrega completa a su público. Vive, canta y muere por y para su público.


Las cantamos de memoria ¿No? Y nuestros padres y tíos se sorprenden al ver que no sólo conocemos las canciones de "su" época, sino que además nos gustan.

"Palabra de honor, paloma perdida", una más actual, pero igual de los 80.  "Aquella noche yo fui el cazador, y el amor, el palomar", yo escuchaba esta canción cuando chico y me imaginaba como el galán máximo de una fiesta, más conquistador que Pedro de Valdivia. "Qué profunda emoción recordar el ayer". "Sombra lunar que me hiela la piel al pasar, que se enreda en mis dedos, me abraza en su brisa, me llena de miedo", mi sueño era que me la dedicaran, pero ya pasó la vieja (para mí). "Digan lo que digan", y basta con esas 4 palabras para recordar. "Confieso que a veces soy cuerdo y a veces loco, y amo así la vida y tomo de todo un poco. Me gustan las mujeres, me gusta el vino, y si tengo que olvidarlas, bebo y olvido", por favor! qué explícito! Cara dura. Quién como él.


Así tantas más...
¿Cuánto tiempo estaríamos recordando canciones y conversando de ellas?



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario