jueves, 10 de septiembre de 2015

Resistencia a los antibióticos



"...Es que me tomé un antibiótico hoy en la mañana. De los que me recetó el doctor la otra vez para no sé qué cosa. Seguro me sentiré mejor en un rato."

Díganme si no es para pegarle. Tomar antibióticos como si fueran aspirinas.
Bueno. ¡Qué culpa tiene si no sabe!

Para que no caigan en pecado, les voy a contar algunas cosas que he averiguado acerca de los antibióticos y la resistencia de las bacterias.


Imaginen la resistencia de las bacterias como si fuera una máscara anti-gas y el antibiótico como un gas venenoso bien denso. Cada máscara, en esta historia, sirve para un solo gas venenoso.

Para que sepan, les cuento que las bacterias son tantas, que si les tiramos gas venenoso, siempre habrá algunas pocas que desarrollen máscaras para filtrar nuestro gas.

Recordemos además que si nuestro doctor recurre a los antibióticos es porque nuestro ejército inmunológico está teniendo problemas para acabar con las bacterias invasoras. Es decir, no han dado con la estrategia para matarlas en combate cuerpo a cuerpo.  Atravesar una armadura de bacteria, requiere de armas especializadas con las que no siempre contamos.


Ante esto, nos queda la acción desesperada de usar antibióticos. Es decir, lanzarles gas de manera continua por varios días, de modo que se mueran las que no tienen máscara o que se les tapen los filtros de las máscaras a las bacterias que sí tienen.

Para entender didácticamente: las bacterias pueden limpiar los filtros, pero esto requiere que se saquen la máscara un rato, por lo que se entiende que no debe haber gas en el ambiente en ese momento, de otro modo se mueren.

Entonces, estas bacterias morirán si es que:
  1. No tienen máscara para ese gas.
  2. Les lanzamos gas sin interrupciones, por varios días. Si interrumpimos antes del final la toma de antibióticos, les estaremos dando tiempo a las bacterias para que fortalezcan su resistencia y además se reproduzcan.

El punto 2 es súper importante porque corremos el riesgo de crear un nuevo ejército de bacterias, más fuerte que el anterior. Si se toman sólo una pastilla de antibiótico, pensando que les quitará el dolor de cabeza como una aspirina, lo que conseguirán es fortalecer a un gran número de bacterias. Recuerden que los antibióticos no alivian los síntomas de la gripe, ni quitan el dolor de cabeza, sólo matan bacterias.

Decidir usar o no usar antibióticos es difícil.  No crean que el trabajo del doc es tan simple. Tengan presente que en nuestro cuerpo viven muchas "bacterias buenas". Necesitamos esas bacterias buenas y son incluso más que las células propias de nuestro cuerpo. ¿Y qué creen? Sí. Los antibióticos también las matan. Por eso que el doc también nos receta probióticos específicos junto con los antibióticos. 

Para los que no no lo habían asociado, ahí va de nuevo: PRO-bióticos y ANTI-bióticos.
Otro día hablemos de probióticos ¿Vale?

.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Tenemos el presidente que nos merecemos


Lamentablemente la elección de presidente recae en gente que no sabe cómo funcionan las cosas a ese nivel. Muchos terminan votando por el partido, por el nombre bonito, o por la foto que inspira confianza, pero sin saber qué tipo de persona es la que recibe el voto.

Hoy, en Chile, la presidenta es Michelle Bachelet. En mi opinión personal, una pésima presidenta. En la opinión general que veo en las redes sociales, también.

¿Entonces qué pasó? ¿Cómo llegó a ser presidenta (de nuevo) si hay tanta gente que no la quiere?



Mea culpa. Aprendamos a decir eso. Mea culpa: La mayoría de los ciudadanos NO fue a votar el día de las elecciones presidenciales. Al parecer la mayoría de los votantes eran una masa que se dejó llevar por la publicidad de "sacar a la derecha del gobierno" y eso implica votar por la centro-izquierda.

Por favor, para las próximas elecciones, VAYAN A VOTAR! 

Si se arregla el pelo significa que...


Recuerdo que desde antes de la adolescencia ya me interesaba poder detectar cuando le he gustado a una mujer. Así de simple y así de complejo.

¿Para qué? ¡Uf! No creo que haya alguien que se haga esa pregunta, pero es entretenido pensar qué podríamos hacer con esa información: conseguir un descuento, que te den una reunión con el gerente, saber quién te atenderá mejor o más rápido, conseguir información, o simplemente lo que le parte la cabeza a los adolescentes: saber si le gustan a la chica de la que están perdidamente enamorados.  ¡Por favor, a quién no le pasó eso en el colegio!

Descarté casi desde el principio las metodologías de ciencia ficción y magia, y con el paso de los años entendí que la clave del asunto está en la psicología y el lenguaje corporal. Pero aún así era muy difícil, tanto que recuerdo haber buscado en Google "cómo entender a las mujeres" hace sólo un par de años. Los resultados para mí no fueron muy contundentes. Me adentraba en un mundo complejo para el que no tengo mucha habilidad.

Pero... ¿Qué tal al revés? O sea, yo soy hombre, entiendo perfectamente el lenguaje verbal y corporal de otro hombre. ....Así que sí. Voy a revelar secretos de mi género que ahora las mujeres podrán usar en su beneficio (¿Y en nuestra contra? Espero que no).

Queridas amigas ¿Quieren saber con seguridad cuándo un hombre las encontró bonitas, o directamente si le gustaron?


Es súper simple: Se arreglará el pelo.



Imaginen que caminan por la vereda y se cruzan con un hombre. Se miran a los ojos sin detenerse y siguen su camino. Si él se lleva la mano al pelo antes de 3 segundos luego del cruce de miradas, chicas, "pincharon"!

¿Cuál es la psicología detrás de esto? Los hombres habitualmente tenemos sólo uno o dos elementos que nos hacen pensar que nos vemos bien, elementos que manejamos para alimentar un poco nuestro ego o nuestra vanidad. Llamémoslos "elementos de vanidad". Lo más fácil es el cabello, pero también podría ser la chaqueta de cuero, la bufanda o un gorro. Comprenderán que estos elementos cambian de un día para otro y muchas veces los regalos de cumpleaños o navidad se convierten en elementos de vanidad por mucho tiempo.

Debemos saber identificar cuáles son esos elementos y entender el siguiente flujo:

Encontré bonita a una chica > Me importa que esa chica me encuentre atractivo > Recuerdo que debo verme atractivo, pero no sé si lo estoy > Arreglo mis elementos de vanidad para verme atractivo.

Ese proceso es inconsciente la mayoría de las veces, así como también es post-contacto, porque si desde antes sé que voy a cruzarme con una mujer bonita, voy preparado, arreglado y eso significa que no me verá arreglándome el pelo.

En fin, chicas, si creen que este post les sirvió, por favor agradézcanmelo ayudándome a entender lo mismo en el género femenino y déjenme sus experiencias en los comentarios.